La carne de cerdo alimento ideal en una dieta cardiosaludable

Según los últimos datos publicados por la Organización Mundial de la Salud, en el 2015, el 31% de todas las muertes registradas en el mundo se debieron a enfermedades cardiovasculares. De tal manera que esta enfermedad está catalogada como la principal causa de muerte e incapacidad tanto en la población masculina como femenina.

La incidencia de las enfermedades cardiovasculares guarda una estrecha relación con estilos de vida, así como con factores bioquímicos y fisiológicos conocidos como factores de riesgo. Se ha demostrado que la modificación de estos factores de riesgo disminuye la morbilidad y la mortalidad  cardiovascular, especialmente en las personas de alto riesgo.

Resulta de trascendental importancia entender los factores de riesgo asociados con su desarrollo, ya que la evidencia recolectada hasta el momento indica que el control de los factores de riesgo para el desarrollo de este tipo de enfermedades, trae consigo, la disminución paulatina y sostenida de la incidencia y prevalencia de eventos cardiovasculares en la comunidad.

Estos factores de riesgo están clasificados de la siguiente manera:

  1. Hipertensión Arterial
  2. Elevación de las cifras de colesterol en sangre
  3. Tabaquismo
  4. Diabetes mellitus
  5. Sobrepeso u obesidad
  6. Vida sedentaria
  7. El estrés

Existen varios estudios clínicos, que evidencian que el tratamiento médico junto con la introducción de cambios en el estilo de vida de los individuos, con lleva a una notable mejoría de las expectativas de vida de los pacientes, menor necesidad de procedimientos invasivos y menor medicación de fármacos.

La Fundación Colombiana de Corazón, promueve el cuidado como estilo de vida, como acciones tendientes a las capacidades de los individuos para adoptar estilos de vida que les permita preservar la salud por más tiempo de vida.

Dentro de estas acciones tendientes al cuidado del corazón como estilo de vida se encuentra la cultura de aprender a comer.

La cultura de alimentarse de una manera adecuada no es nada más que el tener una alimentación sana, equilibrada y saludable; La carne de cerdo fresca colombiana obviamente está incluida dentro de esta alimentación, por su significativo aporte de nutrientes, combinada con vegetales y frutas, constituye un excelente plato dentro de la familia Colombiana.

Gracias a los avances tecnológicos de la industria porcina en Colombia implementados en los últimos 30 años, la carne de cerdo fresca colombiana de hoy contiene un bajo aporte de grasas saturadas o grasas “malas”, el 90% de los cortes del cerdo son magros y semi magros, por tanto, permite cuidar de la salud de quienes la consumen, logrando protección cardiovascular, gracias a la presencia de ácidos grasos mono insaturados o grasas “buenas”

Los ácidos grasos mono insaturados son varios, pero el más importante es el oleico, el cual está presente en la carne de cerdo en un 42% de su grasa total. Según estudios esta ácido contribuye a arrastrar las grasas “malas” que se adhieren a las paredes de las arterias, también contribuyen al fortalecimiento del sistema inmunológico, minimiza el riego de padecer enfermedades cardiovasculares, enfermedades articulares, facilita la utilización de la insulina por parte del organismo, entre otros beneficios.

Estas grasas no saturadas, contribuyen a mantener niveles normales de colesterol sanguíneo y su bajo contenido de sal, que contribuye a mantener la tensión arterial normal, son ideales para incluir en una dieta equilibrada y cardiosaludable.

Una porción de 100 gramos de lomo tan sólo aportan 3.3 gramos de grasa, y 41 miligramos de colesterol, mucho menos que las otras carnes.

Adicionalmente, la carne de cerdo, tiene un bajo aporte de sodio, (sal), y alto aporte de potasio, lo que contribuye al mantenimiento de la presión arterial normal, y tiene un alto contenido de vitamina B 1, que contribuye al funcionamiento normal del corazón.

En este sentido la carne de cerdo es un alimento que constituye una fuente excelente de proteínas de alta calidad y de vitaminas del complejo B, lo que unido a que su grasa presenta un perfil de ácidos grasos mono insaturados  más favorables que otras carnes, la convierte en un excelente alimento cardiosaludable.

Por otro lado, un informe publicado en la revista científica Journal of Nutrition, ha mostrado que el incremento de consumo de alimentos ricos en proteínas con ciertos aminoácidos como la leucina, el ácido glutámico o la arginina, como es el caso de la carne de cerdo, reduce la presión arterial y, por lo tanto, puede reducir el riesgo de padecer enfermedades del corazón. El estudio ha sido realizado en Reino Unido a una muestra de casi 2.000 mujeres sanas.

Po todo lo expuesto anteriormente, yo como nutricionista te recomiendo  incluir dentro de tu dieta 3 veces a la semana carne de cerdo, con cortes magros y semi magros, como el lomo, solomito, brazo, pierna, cadera, etc.

Artículo de referencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *